Sábado, 30 Junio 2018

30 de junio: “Día de la Madre Sanjuanina”

Este 30 de junio la provincia de San Juan celebra el “Día de la Madre Sanjuanina” instituido en 1956 por la Cámara de Diputados en recuerdo al natalicio de Paula Albarracín de Sarmiento. 

¿Quién fue Paula Albarracín de Sarmiento?

Hace 242 años nació en San Juan Paula Albarracín, madre del "Maestro de América", Domingo Faustino Sarmiento. Fue hija de don Cornelio Albarracín y doña Juana de Irrazábal, ambos provenían de nobles familias de la colonia. Su padre era dueño de la mitad del Valle del Zonda, de ganados y de carretas. Cuando falleció, Paula heredó un solar en el barrio “El Carrascal”.

 Recibió una sólida educación cristiana y conocimientos sobre la ciencia de las artesanías femeninas. Este temprano aprendizaje religioso fue el gérmen de las fuertes creencias mantenidas inalterables a lo largo de su vida. Además, aprendió de niña a leer y escribir, aprendizaje que no era muy generalizado en su época.

 De joven decidió levantar una casa propia en el predio que adquirió de su padre. Lo hizo con el trabajo de sus manos en el telar, instalado por ella debajo de la higuera que había crecido en el solar heredado.

 En 1802 se casó con José Clemente Samiento, un joven de familia distinguida aunque pobre también. Fue un hombre de buenos sentimientos, no tenía continuidad para el trabajo, su cooperación en hogar fue reducida y esporádica.

 Tuvieron quince hijos de los cuales solo crecieron cinco de ellos: Francisca Paula, Vicenta Bienvenida, Domingo Faustino, María del Rosario y Procesa del Carmen. Paula empleó los suficientes recursos de su ciencia doméstica para criarlos y hacer frente a la pobreza. En ningún momento se sintió derrotada y sus manos nunca dejaron de trabajar.

 Cuando su hijo Domingo Sarmiento tuvo que emigrar a Chile como consecuencia de los avatares de hondos enconos políticos, ella decidió acompañar a su hijo en el exilio, junto con su esposo y tres hijas solteras. Sin embargo regresó a su amada casa sin su hijo, quien debió permanecer más tiempo afuera del país y  sin su marido porque había fallecido. La laboriosa madre del prócer regresó a los husos, al telar, a las tintas, a las plantas, a las hortalizas.

 Envejeció, pero la artesana continuaba firme. Cuando Sarmiento estaba en Buenos Aires, le hizo llegar una frazada, tejida con sus manos, con la leyenda: "Paula Albarracín a su hijo, a la edad de 84 años".

 Tres años después le llegó la muerte. La rodeaban sus hijas, pero su hijo no pudo estar presente en esa hora porque los disturbios políticos le impidieron llegar a tiempo, era el 21 de noviembre de 1861, tenía 87 años. Domingo Faustino Sarmiento había prometido abrazar a su madre en el último trance de su vida y doña Paula lo esperaba pero finalmente falleció y le dejó este mensaje: Que lo bendecía y no había podido esperarlo más.

 Quedaron para siempre inmóviles las maravillosas manos de doña Paula Albarracín de Sarmiento, símbolos de una época y de un modo dignísimo de vivir.

Calendario

« Noviembre 2018 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30